¿Dónde está Dios?

Himno: TE ESTÁ CANTANDO EL MARTILLO

Te está cantando el martillo
y rueda en tu honor la rueda.
Puede que la luz no pueda
librar del humo su brillo.
¡Qué sudoroso y sencillo
te pones a mediodía,
Dios de esta dura porfía
de estar sin pausa creando,
y verte necesitando
del hombre más cada día!

Quien diga que Dios ha muerto
que salga a la luz y vea
si el mundo es o no tarea
de un Dios que sigue despierto.
Ya no es su sitio el desierto
ni en la montaña se esconde;
decid, si preguntan dónde,
que Dios está -sin mortaja-
en donde un hombre trabaja
y un corazón le responde. Amén.

Aniversario del accidente de coche

Hoy hace 9 años que tuvimos el

accidente de coche,

y para celebrarlo le he pedido al cura que lo bendiga, que después de 9 años ya iba siendo hora…


Gracias María Elena por grabarlo ❤ ❤ ❤


¡Gracias a Dios por todos sus regalos!


 

Buscando la felicidad

A veces nos da miedo acercarnos a Dios, no sea que nos pida cosas que no queremos darle, que nos haga infelices, que nos sintamos demasiado atados a Él. Preferimos seguirlo a una cierta distancia, sin complicarnos mucho la vida. Cerramos los ojos, no queremos saber, si no sabemos tenemos excusas. Todo por miedo.

Pero cuando nos vamos acercando, confiando solo un poco más, nos damos cuenta que ahí es donde encontramos la felicidad.

buscando-la-felicidad


De todas estas cosas y muchas más nos habla Miguel en la

PARÁBOLA DEL AUTOBÚS


 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Dios te salve, Reina y Madre

Me acabo de leer Dios te salve, Reina y Madre, de Scott Hahn. Esto es lo bueno de mis vacaciones forzosas, tiempo para leer.

En este libro nos enseña a leer la Biblia de forma tipológica, y así vemos como se relacionan el Antiguo y el Nuevo Testamento, y descubrimos la presencia de María.

Además, se basa en su propia experiencia (evangélico, teólogo y ministro presbiteriano, convertido al catolicismo) para contarnos la visión que tienen los evangélicos de la Virgen María y aconsejarnos cómo defender a nuestra Madre, que es sólo como ella querría ser defendida.

Dice que:

Cuando se trata de explicar a la Virgen María, tener mucho amor es más importante que tener muchas respuestas.


Todo lo que explicaba de los tipos en la Biblia parecía un trabajo de detectives, muy interesante.

Nos cuenta historias suyas:  cómo rompió y tiró el Rosario de su abuela católica cuando ésta murió… Y por último, también hay en el libro un apartado dedicado al Rosario.

Otro libro que me ha gustado.


rosario-Dios-te-salve-Reina-y-Madre

Tiempo para Dios de Jacques Philippe

Otro libro que me acabo de leer de Jacques Philippe: TIEMPO PARA DIOS. Guía para la vida de oración.

Nos dice que la oración, en la tradición católica, no es una técnica, como en las religiones orientales, que depende del hombre y sus aptitudes, sino que es una gracia, un don gratuito de Dios, aunque hemos de aprender a recibirlo.

Al ser un don, todos estamos llamados a la unión con Dios en la oración. “No hay absolutamente nadie excluido”. “Jesús… se dirige… a todos sin excepción”.

Nos cuenta todas las dificultades que podemos encontrar en la oración: aridez, desgana, tentaciones, distracciones; y cómo superarlas.

Tenemos que tener en cuenta que “la vida de oración no es una realidad estática, sino que sigue un desarrollo, unas etapas, un progreso no siempre lineal, por supuesto, con ocasionales retrocesos ¡al menos aparentes!”

Cita textos de los santos, que nos enseñan mucho sobre la oración, y nos remite a su lectura.

Y también hay un apartado sobre el Rosario, dentro de los métodos de oración.

Otro libro del que también he aprendido mucho.

oracion-redimensionado


El instante presente de Jacques Philippe

La voluntad de Dios

Predecir cuál será la voluntad de Dios, argumentar cómo debería ser, es al mismo tiempo una estupidez humana y la más sutil de las tentaciones. La verdad pura y simple es que su voluntad consiste en lo que Él desea enviarnos a través de las circunstancias, los lugares, las personas y los problemas diarios. La cuestión está en aprender a descubrirla… todos los días.

Ninguno de nosotros tiene necesidad de preguntarse cuál será la voluntad de Dios para él: la voluntad de Dios se nos revela claramente en las situaciones cotidianas, si somos capaces de aprender a mirarlo todo como Él lo ve y como nos lo envía.

Caminando por valles oscuros. Memorias de un jesuita en el Gulag (Walter J. Ciszek con Daniel L. Flaherty)

Dios es como el azúcar

Hace unos días nos contó don Antonio en la Misa una historieta que circula por ahí (no sé el autor). Me sonaba de haberla oído o leído alguna vez. A lo mejor a vosotros también.


La profesora pregunta a los niños cómo es Dios.
Uno de los niños levanta la mano y contesta que su madre siempre le dice que Dios es como el azúcar que pone todas las mañanas en su vaso de leche. Él no la ve pero sabe que está en la leche porque le da un sabor dulce.

Asimismo, sabemos que Dios existe, que está en nuestras vidas, aunque no lo veamos, porque le da sabor a la vida. Si apartamos a Dios de nuestra vida, nos faltará ese sabor y el sentido de la vida.


Diosescomoelazucar

Aniversario de nuestro accidente

Hace 8 años. Un año más celebrando. ¡Gracias a Dios!

PINCHAD AQUÍ PARA LEER LA HISTORIA

CARTA ABIERTA A LOS JÓVENES NO CREYENTES

CARTA ABIERTA A LOS JÓVENES NO CREYENTES.
Hoy quiero hablarte a ti, no me conoces, no sabes seguramente quien soy. Sólo puedo empezar diciéndote que soy cura. Pero espera…no me juzgues por mi condición, no te voy a sermonear, ni amenazarte con el infierno, ni a decirte que llevas mal tu vida. Sólo quiero hablarte como alguien que un día encontró desde muy temprano un enorme tesoro que me ayudó a cambiar toda la perspectiva de lo que era.

Nunca consumí droga, ni alcohol, puedo decirlo porque es verdad. Sólo jugaba (mal, debo reconocerlo, pues no era hábil para la competición), intentaba recrearme como tú y ser feliz. No puedo decir que el Señor me hubiera sacado de una enorme cloaca donde no llegaba ningún poder humano. Sólo puedo decir que vivía, luchaba por mantener la felicidad que encontraba en cada cosa que hacía y alegraba momentáneamente el corazón. Pero no, todo se esfumaba de la forma como venía.

Cuando empecé a “filosofar” , a preguntarme por primera vez ¿quién soy? no me contentaba con dar mi nombre, eso no satisfacía mi sed de algo que no sabía lo que era.

¿Rezaba? Sí, me lo habían enseñado y sólo sabía hacer lo que muchos saben hacer cuando rezan: pedir. Pero no era suficiente. Mi corazón quería algo más profundo que eso. ¿Te ha pasado?

Había algo que me decía que no podía contentarme con ser uno más de aquellos seres vivos que definían como los que “nacen, crecen, se reproducen y mueren”. Fue ahí cuando decidí tomar en serio mi vida interior. No tenía idea lo que era eso, pero algo me decía que existía lo que muchos llaman alma, que no sabemos dónde está pero como un día me enseñó una maravillosa mujer: “sabes que existe justo cuando te duele”.

No me conoces, sólo queda de mi una pequeña referencia, ya te lo dije, soy sacerdote; eso puede hacerme despreciable para ti, puedes estar pensando que soy todo lo que afirman de nosotros, o un frustrado, un “lava cerebros”, un comerciante de la fe. Pero sólo puedo decirte que soy un humano, que llora como has llorado, que ha sentido una soledad hermosamente acompañada, alguien que tiene hijos (muchos hijos), esposas (muchas esposas) y padres (por montones), es que me han cumplido una promesa que me hicieron cuando le conocí.

¿Sabes algo? Vivo enamorado de un hombre que me seduce; es extraño escuchar eso pues suena rosa (claro, es que es un cura, pensarás), pero ese hombre cada vez que me he postrado delante suyo me ha levantado como un vencedor, como un hombre nuevo, nunca me ha condenado por nada, sólo ha sabido susurrarme delicadamente su inmenso amor, ese que descubrí en la cruz. Y sus brazos abiertos nunca los ha apretado para esclavizarme sino para darme una libertad que sólo él ha sabido permitirme

De seguro te has enamorado, no una ni dos veces, has arañado el afecto en amigos y novios (as), y probablemente eres el más pesimista del amor. “Eso es una tontería ridícula que sólo lo creen los ingenuos”. Pero es que el amor humano es imperfecto, por eso es construible, perfectible y dolorosamente paciente. Pero yo te presento un amor perfecto, uno que nunca falla, que estará ahí cuando llores, cuando sufras, rías, triunfes.

Creo que ha llegado el momento de darle la oportunidad a Alguien que probablemente ha sido indiferente para ti o un perfecto desconocido. Lo merece. Has dado la oportunidad a muchos y todos te han fallado, pues aquí hay uno que, aunque suene cliché, “nunca te abandonará”.

Mira la cruz, sus brazos abiertos, sus ojos cerrados pensando en ti y todo el amor que te ofrece. ¿Quieres vencerle? Déjate vencer por él. No te pide que le creas, simplemente que te dejes amar. Es ahí donde descubrirás aquello otro que encontró un hombre llamado Pablo de Tarso y pudo decir: “todo lo considero basura después de haber conocido a Jesús”.

¿De qué eres esclavo? ¿La droga te puede, el alcohol te domina, el apego afectivo te ha hecho depender del otro como de un respirador? Hoy puedes ser libre, pues para eso murió Cristo, para hacerte libre, para que no haya nada ni nadie que pueda volver a esclavizarte nunca más… NUNCA, ¿LO OYES?

Nada pierdes con ensayar su amor. Vale la pena un acto de confianza plena en alguien que te ha amado tan gratuitamente, tan mortalmente. Y hoy confieso que si Jesús es una fantasía es la más bella de todas y no quiero despertar nunca de este hermoso sueño, que se ha vuelto mi esperanza. No quiero como muchos, amanecer pensando en lo pesado de la vida sino en lo maravilloso que es vivir para él y por él del modo como ha vivido por mí.

¿No crees? Dios no tiene problemas con los que no creen pues no son culpables de eso; el problema está cuando cierras tu mente a la verdad, a evolucionar, a crecer, a creer que el cerebro es un monolito que sólo puede grabar ininterminables conceptos escolares. Nada pierdes con Jesús, nada quita, todo lo da. Es maravilloso enamorarse de él. Cuando eso sucede ya no llamaremos amor a cualquier cosa que quieran ofrecernos como el oropel.

Quienes conocen su amor, ya no se contentan con migajas. No hemos sido creados para escarbar en los contenedores de basura para extraer los afectos que cada quien desperdicia de sí mismo. Jesús no es “sobras” es plato fuerte.

Juan Ávila Estrada Pbro.

Amor – hijos

hijosamados