FELIZ DÍA DE LA INMACULADA

Esta mañana hemos cantado en la misa en Villaverde esta canción.

Por aquí pongo también los acordes por si a alguien le interesa.

Y el comentario del sacerdote Emilio que se puede pedir en serviciobiblicocuenca2013@gmail.com

Querid@s amig@s:

En medio del Adviento celebramos esta solemnidad. Como dice una monición de entrada: “El tiempo de Adviento, marcado por la esperanza en Dios, se para un momento para contemplar a una mujer, María. No contemplamos el poder humano sino su pequeñez, tampoco buscamos su prestigio, sino su humildad. María abre la historia de par en par porque entendió que a Dios solo se le puede acoger con un corazón limpio y abierto”. Nos vamos a detener a contemplar a María, la mujer del Adviento, la que supo estar atenta, la que oteaba el horizonte de su cotidianidad para intuir la llegada y la presencia de Dios, la que se abre al Dios que viene y le deja entrar en su vida. La que acoge la Palabra de Dios ante todo y en primer lugar en su corazón, la que se deja moldear, plasmar y preñar por esa Palabra que la llenará a rebosar (“llena de gracia”) y la capacitará para dar a luz al mundo al Salvador: un niño pequeño y débil. ¡Qué asombroso Dios, qué asombrosos sus caminos y sus modos! ¡Qué grande esta pequeña mujer que supo estar atenta a un Dios tan inesperado y tan sorprendente!

Ciertamente, las lecturas de esta solemnidad nos presentan un tríptico precioso que, a modo de icono, podemos contemplar:


1) La primera tabla del tríptico está tomada del Génesis. La protagonista es una mujer, Eva. Eva ha recibido junto a Adán un proyecto de plenitud de parte de Dios: Dios los ha creado y los ha invitado en vivir en comunión con Él; Dios les ha ofrecido su jardín enterito para ellos para que vivan en armonía con el mundo creado, siendo conscientes de sus límites (Dios les hace conscientes de sus límites poniéndoles una prohibición, no comer de un árbol que está en el centro del jardín); y ellos tienen que vivir también entre sí con respeto y buenas relaciones. Pero Eva y después Adán traspasan sus límites, eliminan a Dios y su proyecto de sus vidas, le dan la espalda y he aquí las consecuencias: descubren no su grandeza, sino su pequeñez y miseria, todas sus relaciones se estropean. Pero Dios siempre que aparece el pecado en al Biblia se hace presente para abrir una vía de escape, una salida digna para el ser humano: “establezco hostilidades entre tú y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza cuando tú la hieras en el talón”. La mujer y todos sus descendientes serán capaces de vencer al mal que se ha simbolizado en esa serpiente.

3) Damos un salto y nos pasamos a la tabla del otro extremo, y escuchamos el evangelio de Lucas. Aquí nos encontramos con otra mujer, María. Ella es una mujer que acoge el proyecto que Dios le ofrece para su vida y para todos. Acoge con un corazón sencillo y humilde la mirada y la Palabra de Dios (Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su sierva…”). Se abre a ese proyecto que le trastoca sus planes y su vida, pero que como sabe que viene de Dios es mucho más interesante. Dice un “sí”. La guerra que Dios ha declarado a la serpiente, al mal, llega aquí a su batalla final. María es la nueva Eva, la que pisa la cabeza de la serpiente sin ser herida, la que da a luz al mundo al Hijo de Dios que viene a salvarnos del pecado, destruyendo la muerte y su aguijón por medio de la cruz.u

2) Y en la tabla del centro la carta a los Efesios nos presenta el caudal de bendiciones que el sí de María ha abierto para toda la humanidad. En esta tabla contemplamos a Dios cuyo proyecto de salvación iniciado con la creación llega a su plenitud. Y en ese tiempo de plenitud nos desvela su verdadera intención: Dios Padre estaba creando al mundo por medio de su Hijo, de su Palabra, y en él estaba destinándonos a todos nosotros a ser sus hijos. ¡Somos hijos no de Eva, la madre de todos los vivientes, sino de Dios, el Dios fuente y origen de la vida! ¡Somos hijos de Dios por medio de su Hijo, el que acoge María en su seno y nos lo ofrece para que todos seamos hijos en su Hijo! ¡Somos también hijos de María, la madre del Hijo de Dios! Estamos llamados a acoger como ella la Palabra de Dios, dejarnos llenar por esa Palabra que viene cargada de vida!, permitir que esa Palabra nos transforme y nos haga capaces de alcanzar la santidad, la plenitud, la felicidad por el amor, por el mismo camino por el que Jesús mostró su santidad, el camino del amor hasta el extremo.

Como dice san Pablo, bendigamos a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que ha elegido a María, que ha mirado su humillación y por medio de ella nos ha bendecido en su Hijo. Que la Eucaristía de este día en la que se nos ofrece el Pan de Vida por medio de la Palabra y el Pan nos haga sentir con un corazón agradecido el caudal de amor que Dios ha derramado sobre nosotros por medio del “sí” de María.

¡¡¡¡Feliz día de la Inmaculada!!!! ¡¡¡Felicidades a todas las mujeres y madres!!!, pues hoy era cuando se celebraba el día de la madre.

Emilio


¡FELIZ DÍA DE LA INMACULADA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s