Una verdadera muestra de amor a ancianos y enfermos

A veces no caemos en estas cosas los que tenemos familiares o amigos, ancianos o enfermos, que sabemos que siempre han ido a Misa pero por su situación actual no pueden ir ahora. 

Muchos ven la Misa de la tele; hay en varios canales: tve2, 13tv, ewtn…

También hay Misa en residencias de ancianos.

Y otros que no pueden ir por sus propios medios, si los llevan, sí que pueden estar. No lo suelen pedir por no molestar.

Los que somos cercanos a estas personas deberíamos interesarnos e informarnos de los horarios en los cuales asisten a Misa para no interrumpirles, ya que para los católicos es uno de los momentos más importantes del día y de donde cogemos fuerzas para vivir cada día.

Y ya, si no eres creyente, o crees a tu manera, o por el motivo que sea no vas a Misa, el respetarles ese horario e incluso el llevarles a Misa es una muestra de amor por ellos insuperable.

Anuncios

2 pensamientos en “Una verdadera muestra de amor a ancianos y enfermos

  1. Y añado: obtenido del obispado (normalmente a través del párroco propio) el nombramiento de ministros extraordinarios de la Comunión, se puede llevar esa Comunión (en domingo u otro día, pero mejor el domingo) a esas residencias, como también a personas hospitalizadas (si es que no hay atención suficiente del capellán o no hay capellán), o solas, o con dificultades para desplazarse a la iglesia.

    Parece que lo más conveniente, si puede hacerse, es seguir con ellos la Santa Misa de la televisión y darles la Comunión en el mismo momento que en ella. Como también ayudarles, con oraciones vocales, a hacer unos pocos minutos de acción de gracias.

    Esto no es tan fácil como parece. Primero, como la Iglesia no administra la Comunión a los amentes (personas sin juicio), porque no saben qué es o no pueden valorarlo, hay que preguntar antes al personal de la casa quiénes lo son (empleando palabras más entendederas). Por otro lado, no se da la Comunión a todo el mundo por el hecho de que hayan estado en la Santa Misa: quizá se hubieran ido si hubieran podido; quizá no estén en gracia (el requisito del ayuno no rige para los ancianos). Conviene, por eso, pedir que hagan un gesto los que quieran comulgar. Así se evitará lo que me ocurrió de novato: una señora que había comulgado siempre, y un día me dice: “Yo no tengo fe”…
    —————————————
    Aparte de esto, Clara María, que sepas que yo hasta hoy no había visto que en tu blog tenía un apartado dedicado a mis “entradas” recientes en el mío (“Soycurayhablodejesucristo”). Quería darte muchas gracias, y lamento no haberlo hecho antes.

    Me gusta

    • A mi madre se la suelen traer un día a la semana el cura o una monja, el que puede. Y cuando ha estado en el hospital, el cura los domingos y los demás días de la semana un ministro extraordinario de la Comunión.
      Un día nos decía la monja que le gusta cuando llega a una casa y se quedan todos, y rezan las oraciones, que en algunas casas la dejan a solas con el anciano o enfermo, como si huyeran, y no se dan cuenta que llega el Señor a su casa.

      ————
      No hay de qué. Lo descubrí hace tiempo y pensé que así el que pasara por aquí podía llegar a tu blog.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s