Día del Sagrado Corazón de Jesús en Villaverde y en Valverde

Ayer celebramos el día del Sagrado Corazón de Jesús, y como he hecho un año desde mi Consagración lo celebré con misas y procesiones, a las 19:00 en Villaverde y Pasaconsol, y a las 20:30 en Valverde de Júcar. La pena es que no me pude quedar a acabar la procesión y lo que hubo después en Villaverde porque si lo hacía no llegaba a la otra. De todas formas, a ver si el año que viene nos ponen nuestros curas el mismo horario y así puedo ir a las dos otra vez.

Marta nos grabó toda la misa, así que hasta he puesto un trocito de la homilía de Emilio, en el minuto 2:40, y las peticiones que leyó don Antonio en el minuto 3:37.

Nos repartieron durante la misa una hoja con una oración de consagración al Sagrado Corazón de Jesús de San Juan Pablo II y las letanías.

A continuación de la comunión subió Mari Carmen a leer la oración de consagración y la leímos todos con ella; y después en la misa de Valverde, don Antonio nos consagró a todos los que fuimos con esa oración, así que ayer salimos un montón de gente consagrada.

Comparto las hojas que nos dieron, algunas fotos y el vídeo de todo lo de ayer mezclado, misa y procesión en Villaverde, y procesión en Valverde (que no estaba Marta para grabar la misa allí)





Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

7 pensamientos en “Día del Sagrado Corazón de Jesús en Villaverde y en Valverde

  1. Una de las condiciones que el famoso P. Joaquín María Alonso ponía para las consagraciones era la de la conciencia plena y la de la voluntariedad. Por eso no puedo yo consagrar a un amigo ni siquiera diciéndoselo antes (y quizá ciertos enfermos o los niños puedan ser excepción). Tendré que decírselo, y si él accede, tendrá que prepararse una serie de días (33 indicaba San Luis María de Montfort), y al final yo (que soy sacerdote) o él a solas lo consagraré o se consagrará.

    Por eso no estoy de acuerdo con estas consagraciones en las que la gente va un poco a rastras y un si es no es obligada, por ejemplo pensando en el qué dirán si no salgo. Como, por otra parte, no ha habido preparación, la gente no lo valora; no sabe el valor infinito de la consagración (de la hecha conscientemente), no conoce su significado, su raíz bíblica y sacramental, no sabe a qué queda comprometida.

    Menos mal que no la incumplirán; porque, al no haber existido en realidad de verdad esa consagración, la olvidarán como a la pompa de jabón que fue.

    Me gusta

  2. Lo último es evidente; y al propio tiempo, todos ellos a falta de muy pocos harán su consagración si tienen ocasión de conocer que eso existe. Ellos “ya” viven mejor que yo lo que realmente importa, que es la vida de consagración, la cual se diferencia de la consagración en que la consagración puede consistir en leer un papel durante un minuto, acaso porque me lo han puesto delante de las barbas en la parroquia, y “toca”; y la vida de consagración dura toda la vida a partir de que se lee ese papel.

    Respecto de lo segundo, creo que la respuesta depende del grado de relación o de autoridad o posesión que se tenga sobre lo que se consagre. Unos padres pueden consagrar su familia; no, en cambio, la familia de al lado; un alcalde, su ciudad; un presidente, su nación (y no otra); el Papa, el mundo. El alcalde y el presidente deberán tener cuidado con el principio de aconfesionalidad del estado del Vaticano II. Pero, sobre todo, por legítima que sea una consagración ajena (de personas, colectivos, etc.), la consagración nunca anulará (ni el consagrante puede desear que anule) la libertad moral de los consagrados; como, por otra parte, nuestra consagración no ha anulado la nuestra.

    Y no hará falta aclarar que la libertad personal se hizo exclusivamente para hacer el bien (“pongo ante vosotros… la vida y la muerte…; elige, pues, la vida”, Dt 30,19); que nadie es libre para hacer el mal: quien hace el mal tiene, no una libertad distintamente ejercida, sino una enfermedad de la libertad.

    Me gusta

  3. Yo creo que el P. Alonso nos da la razón a los dos, Clara María. “No es suficiente que los fieles individualmente realicen la consagración para sí solos, sino que las comunidades como tales lo lleven a cabo, para lo que es necesario que intervengan sus representantes oficiales”. Y describe los fundamentos de la consagración colectiva (lo que ocurre es que está pensando en el caso de Rusia, lo cual le hace apuntar en una dirección muy determinada): todas las estructuras son religiosas, porque el hombre lo es; son estructuras religiosas cristianas, porque en todas hay una ordenación al cristianismo; todo ello se centra en Cristo; y Cristo ha transmitido su potestad vicariamente al Papa. Por tanto, la consagración, no solo del mundo, sino de Rusia o de Villaverde (añado yo por si hace falta), cae dentro de las potestades del Papa.

    Señala también -y atención aquí- que el fruto de las consagraciones colectivas “será en proporción directa con la campaña de penitencia, de predicación, de confesión y de comunión realizada anteriormente. De ahí la necesidad de no realizar consagraciones multitudinarias sin la preparación conveniente (…), para que (…) alcancen el estado de gracia y entren en un espíritu de fervor cristiano que las haga aptas a ser representantes e intercesores de todos los que no tomarán parte activa en tales actos”.

    Puntualiza que lo social debe servir a lo personal; por eso no puede ser un fin en sí la consagración social, incluso realizada por la máxima autoridad, si lo personal está del todo ausente. Esa consagración “social” tiene un valor que debe servir a la persona cristiana, so pena de no plenificarse y no dar paso a estructuras de vida cristiana.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s