LA REDENCIÓN DE LA CALABAZA

Copio el Reto del Amor de hoy de las Dominicas de Lerma. Son muy buenos y divertidos. Los recibo en el móvil todas las mañanas. Podéis leerlos en su página web que indican abajo, o si queréis que os los manden por whatsapp sólo tenéis que pedirlo en este correo vivedecristo@gmail.com indicando vuestro número de móvil. Por cierto, los grupos de whatsapp son grupos silenciosos, solamente para recibir el reto, porque hay muchísima gente metida, así que no hay que hablar nada de nada, recibir el reto y compartirlo con quienes queráis.


 

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.
 
LA REDENCIÓN DE LA CALABAZA

¿Te han dado calabazas alguna vez? ¿Has dado calabazas tú a alguien?

Lo miremos por donde lo miremos, este fruto otoñal ha terminado bastante mal parado en las expresiones…

“¿Y esto a qué viene?”, te preguntarás… Pues que ayer estábamos de cocina y, literalmente, “nos dieron calabazas”. Bueno, en realidad sólo nos dieron una que había traído la madre de Joane, pero tan grande que contaba por 5…

En estas reflexiones calabaciles estábamos cuando, de pronto, ocurrió algo terrible: a Lety le llamaron por teléfono y nos dejó solas en la cocina. Lamentable error.

Todo comenzó con un “aro de calabaza” que nos valía perfectamente como aureola. En ese momento, descubrimos que podía ser que las calabazas sirviesen para más cosas que para dar plantón a alguien… ¡y nos pusimos a investigarlo!

Empezamos con cosas sencillas, como transformar la base en un cuenco, o convertir dos “aros” en gigantescos pendientes… La cosa fue tomando consistencia cuando logramos un estupendo casco con penacho incluido…

-¿Pero me lo tengo que poner en el pelo? -preguntaba algo dudosa Celia.

-¡Mujer! ¡Te va a quedar un “cabello de ángel” realmente celestial! (tranquilo, le pusimos papel albal primero…)

El culmen llegó con el “coche” de Israel, al que no le faltaba la palanca de marchas… y la pobre Joane, encadenada a base de calabaza…

Nos reímos un montón porque el Señor nos demostró que, con Él… ¡todo puede ser más de lo que parece!

Hoy Cristo te regala un nuevo día, y quiere vivirlo contigo. Puede que, por fuera, veas la rutina de otro jueves… una triste calabaza como tantas otras… ¡Pero Jesucristo hace nuevas todas las cosas! Él desea hacerte feliz… ¡en las cosas más cotidianas! Si una calabaza puede dar tanto de sí, ¡imagina lo que hará Cristo con tu día!

Hoy el reto del amor es pedirle a Cristo un corazón de niño, un corazón que disfrute de cada momento. Empieza el día de su mano… ¡y déjate sorprender! Y hoy pídele al Señor poder hacer sonreír a alguien. ¡Feliz día!

¡Ah, por cierto! ¿Sabes qué es lo mejor? Fuimos haciendo fotos para poder explicarle a Lety por qué aún no habíamos terminado de preparar el puré… Ahora sí, ¡ya puedes disfrutar contagiando tu sonrisa!

VIVE DE CRISTO
http://dominicaslerma.es/

RetoAmor5nov2015

Anuncios

2 pensamientos en “LA REDENCIÓN DE LA CALABAZA

  1. Me llama la atención lo jóvenes que son estas monjas. En mi pueblo, que yo sepa y contando todos los conventos, hay sólo una que es todavía relativamente joven (tendrá unos 50 años), el resto son de 80 para arriba.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s