No lo respeto (drogas, alcohol)

No hace mucho he leído a alguien que escribía sobre la marcha del orgullo gay en Madrid; pero no me quiero centrar en eso, sino en que decía, más o menos, que lo importante era que saliera una multitud a la calle a divertirse durante horas, a fumar marihuana y hachís y beber alcohol, sin pelearse ni destrozar nada. Y añadía que el respeto era la clave.

image

Pues como digo en el título yo eso no lo respeto, porque sí, de fachada, de cara a los que solo ven una pizca de eso, puede parecer divertido y algo inocente y sin importancia, pero lo que no sabrá esa persona ni muchas, es que detrás de los que toman drogas y alcohol, o al lado, están los que lo sufren.

No puedo respetar el ver que una persona se esté destrozando a sí misma y haciendo sufrir a los de su alrededor, cuando la palabra respetar se toma como dejar que haga lo que quiera. No, no es una diversión sin importancia.

Y habrá gente que diga que soy una exagerada, que no todos los que beben y toman drogas son adictos; pues es cierto, hay que tener en cuenta muchas cosas, sobretodo el tipo de persona; pero que sepamos que es jugar con fuego con sustancias que crean adicción.

Y sobretodo, si tenéis niños pequeños o adolescentes a vuestro alrededor, están muy bien los cursos que va haciendo de vez en cuando, la FAD (Fundación de Ayuda contra la Drogadicción), gratis y on-line. Suelen durar unas 4 semanas, cada semana publican un tema, con vídeos y actividades, y abren un foro por tema para comentar y preguntar.
Si queréis que os avisen cuando haya nuevos cursos pinchad aquí: FORMULARIO DE PETICIÓN DE INFORMACIÓN

 

Anuncios

12 pensamientos en “No lo respeto (drogas, alcohol)

  1. Decía Menéndez y Pelayo que la característica normal de un pueblo en estado de salud era la intolerancia. Y decía San Agustín que el verdadero amigo es el que odia los defectos de su amigo. No cabe duda: la mayoría de las veces que se nos habla de respetar a los demás se nos incita –a menudo involuntariamente- a dejar correr la vida de esa persona, como si quiere tirarse por la ventana. Y en verdad, ¿no es cierto que, ante el que quiere tirarse por la ventana, todo el mundo trata de obstaculizárselo? Pero hay respetos, oiga, que son auténticos desprecios: el respeto de indiferencia, pasivo, que se contrapone al verdadero respeto que se tienen los que se quieren. El respeto de construir y el respeto de destruir. La elección solo puede ser una.

    Le gusta a 1 persona

    • Pues parece que tenían razón los dos.
      En estos casos también creo que influye la excusa típica de los que tienen alguna adicción, la de “no hago daño a nadie”, que es completamente falso, pero habrá gente que se lo crea de verdad y otros que se lo quieran creer para vivir tranquilos, el respeto de indiferencia que dices. Y los del respeto de destruir, como los que quieren legalizar las drogas, para que se destruyan tranquilamente.

      Me gusta

    • Tienes razón Leire, aunque más que eso, yo me refería a que la gente parece pensar que si esas personas no nos molestan que hagan lo que quieran, pero realmente cuando alguien te importa te preocupas y no le dejas hacer lo que quiera si ves que se está destruyendo. Realmente eso no es respetar a la otra persona, dejarle que se autodestruya y destruya a los de su alrededor.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s