Nuevos inquilinos

Tenemos nuevos inquilinos. Y mi amiga Ana que los ha acostumbrado a comer de todo, parece mentira, macarrones cocidos, revuelto de cebolla, calabacín y huevo, judías con espinacas, ensaladilla rusa… ¡Increíble!
Comen también de la mano, aunque con el más pequeño hay que tener cuidado cuando tiene mucha hambre, es mejor tirarlo al suelo para que lo coja de ahí; en cambio, el que es un poco más grande lo coge con la zarpa suavemente o con los dientes pero sin hacer nada de daño.
A quien no tengo que perder de vista es a Amalia, que cuando tuvimos los pollos, ya intentó un día llevarlos a casa de su tía escondidos en una mochila. Menos mal que me di cuenta a tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s